Recuerden, queridos lectores, que después de una madrugada (y parte de la mañana) lluviosa, siempre sale el sol.

Ilustración: Eysel Abisué Cortés Martínez