En Las Carámicuas, comunidad del municipio Huetamo, Michoacán, viven cerca de 43 adultos mayores con esquizofrenia en condiciones difíciles, por el abandono de sus familiares y del gobierno del estado.

La Casa Hogar de la Santísima Trinidad y Nuestra Madre María de Guadalupe la Dolorosa, fue creada hace 35 años por la señora Gabriela Torres Avellaneda. Desde hace once años está a cargo el padre Ranferi Gómez Torres, que junto con sus siete hermanos mantienen el albergue para la población, que en su mayoría, han sido abandonados o encontrados en situación de calle. Los adultos mayores que están en este sitio rondan los 80 años, el mayor, tiene 92 años, y varios de ellos tienen discapacidad de movilidad. Todos mexicanos provenientes de Lombardía, Edomex y Apatzingán.

La mayoría de los adultos padece esquizofrenia, diabetes, e hipertensión arterial. Para ser tratados Ranferi traslada a Morelia a los adultos para que se les proporcione el medicamento que deben tener por prescripción, sin embargo, pese a que las autoridades municipales y el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) tienen conocimiento de la existencia de esta casa hogar en situación difícil y de vulnerabilidad, el DIF, sólo proporciona dotación de despensa para ellos, aunque cuenta con supuestos programas específicos para atender a personas que presentan esta problemática.

“Hay mucha gente de muy buen corazón, nos traen comida. Pero se perdió el amor, se perdieron los valores.

Yo quisiera de verdad se tocaran el corazón, ellos necesitan amor. Dicen las personas: ‘es que yo no tengo nada que darle a esas personas ‘, pero yo les digo que pueden darles un poco de su tiempo. De verdad se necesita el apoyo. Si todos diéramos de su tiempo, este mundo no estaría así como lo tenemos”, aseguró el padre Ranferi.


Quien explicó que la casa hogar comienza a ser insuficiente para dar alojamiento a las personas, ya no caben camas dentro, por lo que el patio ahora funciona como dormitorio. La modificación del inmueble y la falta de personal son otras de las limitaciones constantes para el padre, que asegura, quisiera hacer más pero no puede.

La esquizofrenia es un trastorno de personalidad fuera de la realidad y tiene como variaciones los delirios auditivos y visuales, olfativos y de gustos y la manera de expresarse. Ranferi explica que las personas de la tercera edad que la padecen hablan solos y que no tienen habilidades para encontrar sus alimentos, quienes andan en situación de calle esculcan en la basura, se meten en sitios sucios y buscan en cualquier espacio aunque sea insalubre, lo que gesta la situación de rechazo por la apariencia. La gente los rechaza por sus condiciones higiénicas o por miedo, aseguró.

La situación de necesidades y ayuda por parte del gobierno y sociedad para esta casa hogar parece no cambiar, no existe atención a la salud mental, no se les da bienestar físico, no se sabe quienes son ni quién los abandonó, lo que vuelve poco posible restablecer lazos familiares, quienes tampoco asumen su responsabilidad para brindarles atención y los cuidados necesarios.

Si los reconoces puedes dar información a través de Facebook buscando el nombre de la casa hogar.

En la imagen, de izquierda a derecha, dicen llamarse Esteban y Ramón.

Con información de Samatha Lara para Primera Voz