En 1954, Mohamed Alí, a la edad de 12 años. No sabía el papel que le esperaba en la historia del boxeo.