El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró que no habrá represión ni tortura, en referencia al 51 aniversario de la masacre del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco.

“Nunca más una represión en México, nunca más torturas, desapariciones, masacres, nunca más un 68 y se está logrando establecer esta nueva política a pesar de provocaciones y de afanes autoritarios”, dijo durante su conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional.

“Nosotros queremos vivir en una sociedad en paz, sin violencia, sin usar la fuerza, convencer, no vencer, convencer, persuadir, dialogar, vivir en armonía, vivir en paz”, sentenció.

Sobre los encapuchados que cometen actos vandálicos en las marchas, el presidente de México advirtió los acusaría con sus familiares:

“Los voy a acusar con sus mamás, con sus papás, con sus abuelos; porque estoy seguro que sus abuelos, mamás, papás, no están de acuerdo… Me dejo de llamar Andrés Manuel..  Estoy seguro de que los ven o los verían como malcriados, que no deben andar haciendo eso, les darían hasta sus jalones de oreja y sus zapes”.”, advirtió esta mañana el presidente a los encapuchados que cometen actos vandálicos en las marchas.

Con información de Primera Voz