Una joven de 21 años de edad murió luego de que tres tiburones la atacaran mientas buceaba en la isla Rose, en Bahamas.

Jordan Lindsey, originaria de California, disfrutaba un paseo turístico con su familia cuando se sumergió. Al percatarse de la presencia de los escualos sus padres trataron de advertirle, pero la joven los escuchó cuando ya era tarde.

Los tiburones le arrancaron el brazo derecho y mordieron el izquierdo, así como la parte baja del cuerpo. Turistas detallaron haber visto dos tiburones pequeños y uno muy grande.

Tras ser sacada del mar, Lindsey fue trasladada al Hospital Doctor’s en Nassau, donde murió.

“Podemos confirmar que un ciudadano estadounidense en las Bahamas sucumbió a sus heridas luego de un ataque de tiburón”, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

Luego de la autopsia correspondiente, el cuerpo de la joven fue repatriado a California. Para pagar el traslado, la familia abrió una causa en GoFundMe que pronto sobrepasó la cantidad requerida.

El padre de Jordan, Michael, aseguró que era una estudiante cariñosa y que amaba a los animales.

 

Con información de Primera Voz