Un pitbull fue abandonado en avenida Clavería, en la delegación Azcapotzalco, en la Ciudad de México; el perrito fue dejado con una bolsa de croquetas y un peluche que le acompañaba.

Una heroína se dio cuenta del abandono y lo rescató; sin embargo, cuando lo llevó al veterinario descubrieron que el animal noble estaba ciego y tenía múltiples enfermedades, por lo que decidieron dormirlo.

Su ángel rescatadora le puso Gorila al gran amigo peludo y así pudo descansar, y estará en la conciencia de las personas que no hicieron más para ayudar a Gorila.

Con información de Primera Voz