Un grupo de personas integrado por hombres, mujeres y niños, se entregaron voluntariamente a agentes de la Patrulla Fronteriza, que los esperaban en los límites de El Paso, Texas y Ciudad Juárez, Chihuahua.

Fue alrededor del mediodía, cuando cruzaron el Río Bravo por una zona severamente custodiada por agentes fronterizos y se entregaron a las autoridades para iniciar así su solicitud de asilo político.

El gobierno de Estados Unidos informó que este año han sido grandes grupos los que han cruzado ilegalmente la frontera, lo que obligó al Departamento de Protección Fronteriza a instalar centros de atención para atender a los miles, que han cruzado la frontera en el presente año.

Con información de Primera Voz y Excélsior.