El profesor de Karate Takashi Ota Numata, de la Escuela Nacional Preparatoria No. 6, fue sancionado con apenas una suspensión de ocho días, después de que alumnos lo denunciaron y presentaron pruebas de violencia y abuso sexual. A Ota Numata se le inició procedimiento en noviembre de 2018 y una vez rebasada la calidad de presunto agresor, puesto que él no desmintió las acusaciones, la UNAM había establecido como sanción la recisión del contrato individual de trabajo, pero el Jurídico Central de la institución conmutó la sanción por sólo una suspensión ocho días hábiles, del 14 de diciembre de 2018 al 15 de enero de 2019.

Este tipo de procedimientos anómalos obedece a la lógica que ha seguido la UNAM para proteger a los presuntos agresores de violencia de género. Según el informe anual (del 13 junio de 2017 al 8 de julio de 2018) sobre la implementación del Protocolo para la Atención de Casos de  Violencia de Género en la UNAM, de 251 quejas, en 97 casos, los presuntos agresores tenían una relación académica con la víctima; de esos 97 sólo a 14 académicos se les rescindió el contrato y a 24 se les dio una suspensión similar.

Lo que se percibe son las deficiencias en la aplicación del protocolo de la UNAM; no existe la reparación del daño y ni siquiera se considera la dimensión del daño psicoemocional que la violencia y el abuso sexual ocasiona en las víctimas. Mientras el Código penal para la Ciudad de México establece sanciones de cárcel y reparación del daño para este tipo de delitos, las resoluciones de la UNAM son sanciones mínimas de suspensión. De ese modo, la máxima casa de estudios, deja en total libertad a un agresor que tiene poder y autoridad sobre jóvenes por el simple hecho de ser el maestro y deja en riesgo a los alumnos de ser otras víctimas más de abuso sexual. El mensaje es claro: protección e impunidad a maltratadores y abusadores sexuales, e indefensión a las víctimas. Total contradicción para la cultura de denuncia que supuestamente dicen fomentar las autoridades de la UNAM.

 

Con información de Primera Voz