Recuerden, queridos lectores, protegerse de estos implacables vividores y transportadores de enfermedades. Las lluvias los vuelven locos, y su fresca sangre más.

 

Ilustración: Eysel Abisué Cortés Martínez