El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informó que 98 personas han perdido la vida tras la explosión ocurrida el viernes pasado por fuga de combustible en Tlahuelilpan.

Añadió que 46 heridos se encuentran hospitalizados, “estables pero aún corren peligro”, los restos de 15 personas fueron identificados y 14 de ellos ya se entregaron a sus familias.

El mandatario agradeció y reconoció el trabajo del personal médico que atiende a los lesionados; y agregó que continuará apoyando a los familiares de los mismos.

Con información de Primera Voz y El Universal