El titular de la Secretaría de Salud del gobierno federal, Jorge Alcocer y el gobierno del estado de Hidalgo, confirmaron que el número de muertos por la explosión ocurrida en la toma clandestina en un ducto de PEMEX, el viernes pasado en Tlahuelilpan, incrementó a 89.

En la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, se informó también que se tiene el registro de 65 personas desaparecidas, 55 lesionados y dos lesionados más que fueron traslados a Texas.

Con información de Primera Voz