Una reproducción del Códice Histórico Colonial del siglo XVI tlaxcalteca, pintado por Juan Manuel Yllanes del Huerto, y diversos ramos y arreglos de flores, esperaban a Alejandra Frausto en las nuevas oficinas de la ahora sede de la Secretaría de Cultura, en Tlaxcala.

De manera sorpresiva y con poca afluencia mediática, ayer jueves arrancaron formalmente las actividades de la funcionaria en el antiguo Palacio de Cultura Tlaxcalteca, convirtiéndose en la primera secretaría de este sexenio que comienza con la descentralización de poderes anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Eran las 11:00 horas, el día estaba soleado y la temperatura oscilaba entre los 17 grados centígrados, cuando arribó la comitiva procedente de la Ciudad de México: Frausto con su equipo de comunicación social y representantes de sus dos subsecretarías.

Los saludos por parte de los servidores públicos tlaxcaltecas no se hicieron esperar y Frausto, ataviada con ropa colorida como es su costumbre, agradeció a los representantes del gobierno estatal y municipal, así como a Lorena Cuéllar Cisneros, coordinadora estatal de programas de desarrollo social la bienvenida y coordinación.

Hizo un breve recorrido por algunas de las oficinas y aprovechó para hacer oficiales los nombramientos de Esther Hernández, como directora general de Vinculación Cultural; así como el de Antonio Rodríguez “Frino”, el nuevo Coordinador del programa Alas y Raíces.

Finalmente, la funcionaria ocupó su despacho, desde donde los próximos seis años llevará las riendas de la cultura, las cuales es más que obvio y sabido que no andan nada bien… su misión es difícil.

Revisar el tema del INAH, entre las primeras actividades

Una vez posesionada del inmueble, Frausto detalló que su trabajo estará no sólo en Tlaxcala, sino en todo el país, pero básicamente serán esta ciudad y la de México donde despachará a través de videoconferencias.

Estará acompañada de un equipo de 25 personas, que la siguen desde la Ciudad de México; Frausto destacó que en Tlaxcala la agenda reserva las reuniones con embajadores y personas de otras representaciones del mundo.

Asimismo, dijo que por lo pronto se pondrán a trabajar en atender el tema de los empleados del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), primero, y dio a conocer que las oficinas de dicho instituto serán reubicadas, ahí mismo en sus nuevas instalaciones.

No se descarta la posibilidad de que el 31 de enero, el presidente de México acuda para encabezar un acto protocolario que represente la oficialización del arranque de actividades de la secretaría.

 

Con información de Esquivel para Primera Voz