Esa sensación cuando llegas a casa después de una jornada pesada y te recibe el mejor compañero que has tenido, fiel, amoroso, incondicional y alegre, siempre aventurero y curioso, ese que te cuida al grado de dar su vida por ti cuando estás a su lado; esa sensación maravillosa solo la puedes experimentar con un perro.

Si tienes a un amigo peludo en casa, cuídalo mucho y trata de que mientras no estés con él, tenga las mejores condiciones para su vida. Sin embargo, a veces podemos hacer o dejar de hacer cosas que dañan a nuestro amigo perro.

Sabemos la importancia que tienen estos hermosos animales y por ello te compartimos algunos comunes para que tu compañero amado pueda estar libre de incidentes en un futuro.

  1. Cuidar su alimentación:

Por más empatía que generemos con nuestro amigo, ten cuidado a la hora de su alimentación porque su sistema digestivo es muy distinto al nuestro y, aunque sean unos glotones, debemos darles de comer su comida para perro, croquetas, enlatados, que está hecha específicamente para su beneficio. No les des comida de humano y mucho menos restos.

  1. No disciplinarlo con castigo físico:

Abusar físicamente de un perro trae graves consecuencias; no es opción, ni se te ocurra, el valor de la vida de un perro es muy importante. Debemos tratarlos con cariño y respetarlos. Si tu perro hace cosas malas todo el tiempo, es hora de inscribirlo en una escuela de obediencia y adiestramiento.

  1. Aprovecha el tiempo que tengas con él:

Los momentos de convivencia no sólo harán a tu perro sentirse bien sino que también te ayudarán a ti, pues te reirás y te llenarán de sensaciones positivas. Los perros necesitan constante estimulación física y mental; de lo contrario, pueden generar conductas de hiperactividad como cavar, morder y destrozar cosas, etc. La mejor opción para evitar esto es llevarlos a caminar o correr.

  1. Evita gritarle cuando algo que hace no te parece:

Es imposible que un perro entienda nuestro lenguaje. Gritarles sólo los asusta y les puede generar consecuencias que derivarían en conductas como aislamiento, falta de apetito, nerviosismo e inseguridad.

 

  1. No omitas llevarlo regularmente al veterinario:

Es indispensable que por lo menos cada dos meses lleves a tu peludo al veterinario para que le hagan chequeo general: recomendación de alimentos, le revisen sus dientes, le recorten sus uñas, para que se mantenga saludable.

  1. Ten cuidado cuando lo lleves a algún sitio a convivir:

Aunque parezca de lo más común, piénsalo más de una vez antes de llevar a tu perro a un parque donde hay muchos perros. A veces los caninos pueden ser portadores pasivos de enfermedades y si hay perros mucho más grandes que tu amigo, podrían lastimarlo accidentalmente.

  1. No dejes solo a tu perro en el auto, mientras realizas otras actividades:

Es muy peligroso para los perros dejarlos solos en el auto, se trata de simple conciencia, nunca lo hagas ya que ellos no tienen un sistema contra altas temperaturas como nosotros al sudar.

Con información de Primera Voz