En México, el padre está ausente en cuatro de cada 10 hogares, es decir, al menos 11.4 millones de familias conviven sin la presencia de la figura paterna, y muchos de esos padres no se hacen cargo de la manutención de sus hijos durante la infancia.

Las personas que hayan cumplido la mayoría de edad, ya pueden exigir la pensión alimenticia retroactiva.

En mayo de 2012, una mujer mayor de edad demandó de su progenitor el pago de una pensión alimenticia para cubrir sus necesidades alimentarias actuales, así como el pago de los montos que dejó de percibir durante su infancia.

El asunto llegó a un Tribunal Colegiado de Circuito el cual dictaminó como válidos la reivindicación de la pensión alimenticia actual, tanto la que no percibió como menor.

La determinación fue avalar el derecho a los alimentos y la posibilidad de actualizar el pago retroactivo en este caso particular.

“Dado que su cumplimiento (de manutención) resulta ser de interés social y orden público, la procuración de los alimentos trasciende más allá de los integrantes del grupo familiar, por lo que el Estado tiene el deber de vigilar que se procuren los medios de vida suficientes cuando alguno de los integrantes del grupo familiar carece de los mismos y se encuentra en la imposibilidad real de obtenerlo”.

Con información de Primera Voz