Una vez más el defensa madrileño Sergio Ramos fue protagonista y no por su desempeño dentro de la cancha, sino por su manera de provocar “accidentes” que lastiman a sus contrarios; en esta ocasión, de un codazo rompió la nariz de su contrincante, el  mediocampista Milan Havel, del equipo Victoria Plzen, en el certamen de la UEFA.

El contacto se produjo cuando Havel controló el balón y el defensa del Real Madrid lo interceptó para apoderarse del balón, pero en la jugada Ramos levantó el brazo de tal forma que golpeó la nariz del creativo del Victoria Plzen, quien de inmediato se postró en el césped a tratar de contener los cántaros de sangre.

Por esta acción el árbitro no sancionó a Sergio Ramos ni siquiera marcó infracción y el juego siguió su curso.

Al respecto Ramos expresó: “Fue fortuita, nunca voy a hacer daño a un compañero de profesión, es un cruce muy rápido que hago y si hay impacto en la nariz que es una zona delicada que sangra mucho, que yo por experiencia lo he sufrido lo largo de mi carrera”.

Con información de Primera Voz e ilustración de Fox Sports