Tras los sismos de muy baja intensidad registrados ayer con epicentro en la Ciudad de México, Luis Quintanar Robles, investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM, manifestó que es un mito que exista temporada de temblores.

Detalló que gracias a la mayor capacidad tecnológica con la que se cuenta es posible detectar este tipo de movimientos, los cuales ocurren a lo largo del año; no es que ocurran más sismos en la capital o en septiembre como cree la gente, sino que se tienen más estaciones de monitoreo que detectan con mayor medida cualquier movimiento, por leve intensidad que tenga.

Quintanar Robles dejó en claro que los sismos no son producto por los fenómenos atmosféricos como la lluvia, pues el movimiento telúrico tiene su origen en el interior de la tierra y son impredecibles, por lo que, subrayó, hay que estar preparados ante cualquier situación.

Con información de Primera Voz y El Universal