Terminó el primer mes de la temporada 100 de la NFL. Todo buen aficionado sabe que lo sucedido durante septiembre y octubre suele ser engañoso, pero también da algunas pistas sobre cómo será la temporada. A continuación, los tres puntos finos de la jornada que concluyó ayer con uno de los juegos que todos estaremos añorando en abril del próximo año (cuando hasta algo tan soporífero como el Bengals vs Steelers de anoche, sirve).

Lo bueno

Empiezan los duelos apretados con cierres no aptos para cardiacos. El jueves, los Eagles y los Packers hicieron que quienes vimos el juego nos mantuviéramos al filo del asiento hasta el último segundo; por su parte, los Chiefs -sin un solo pase de anotación de Patrick Mahomes- se las ingeniaron para sacarles el juego a unos sorprendentes Lions el domingo, y algo similar sucedió durante el partido estelar, en que los cuatro goles de campo conectados por Will Lutz bastaron para que New Orleans arrebatara su condición de invictos a los Cowboys. Esta clase de partidos son los que todos queremos ver semana a semana.

Lo malo

Al caballo que alcanzan, le ganan. La muestra son los Denver Broncos; de las cuatro derrotas que han sufrido en este arranque de temporada, hay dos especialmente dolorosas que sucedieron de la misma manera: con goles de campo en los últimos segundos por parte de sus rivales (Bears y Jaguars, en las semanas 2 y 4). Si los de Colorado pretenden sacarle provecho a la contratación de Joe Flacco y a una defensiva que, por lo menos en el papel, luce como altamente competitiva, necesitan dejar los errores mentales de lado y enfocarse en salir del sótano de la AFC West.

Lo feo

La suspensión de Vontaze Burfict por el resto de la temporada. Digo “feo” porque, tomando en cuenta la tendencia de este jugador a golpear sucio y regodearse tras ello, era para que la NFL lo expulsara de por vida. Burfict es un cerdo desde su época colegial en Arizona State y jamás cambió de hábitos: golpes en la ingle, jalones de máscara, choques casco a casco -el más célebre, quizá, el que propinó a Antonio Brown en un juego divisional entre Bengals y Steelers-, torceduras de tobillo, pisotones, señas obscenas dirigidas a los aficionados rivales, patadas, dopajes y su última travesura: un nuevo contacto casco a casco contra el ala cerrada de los Colts, Jack Doyle, lo ratifican como un auténtico indeseable. Miren nada más al angelito:

 

Con información de Siete Leguas para Primera Voz