De acuerdo con el Informe de Resultados de la Cuenta Pública 2018 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que el año pasado llevó a cabo el gobierno de Enrique Peña Nieto, la Secretaría de Economía (SE) gastó 990 millones 705.3 mil pesos en asesorías de comercio exterior y servicios especializados con proveedores internacionales, arrendamiento de vehículos y para la organización de eventos y congresos, pero sin haber realizado procedimientos de contratación y contar con documentación comprobable en varios casos.

El organismo destacó que la SE erogó un millón 379 mil pesos para adquirir bienes o contratar servicios sin realizar procedimientos de contratación y además identificó “que el Programa Anual de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios de la dependencia no contempló las adquisiciones de por lo menos el 80 por ciento del presupuesto total autorizado para el ejercicio 2018”.

Tan sólo para rentar 24 vehículos, ejemplificó, la SE erogó 2 millones 349 mil pesos pero presentó facturas que no corresponden al número de serie de los automotores que le fueron entregados. Gastó otros 479.3 mil pesos por el pago de servicios especializados de terceros sin contar con documentación que lo acredite, e incluso se detectaron deficiencias en el procedimiento de contratación que no garantizaron la transparencia en las asignaciones.

La ASF auditó sólo el 34.6% de los 990.7 millones de pesos mencionados, correspondientes a la partida presupuestal de “gastos generales”. De los 342 millones 411 mil pesos que conforman la muestra auditada, la ASF encontró que la mitad (171 millones 184 mil pesos) correspondió “a la subcontratación de servicios con terceros”, otro 29% (98.7 millones de pesos) se destinó a “asesorías por controversias en el marco de los tratados internacionales” y 4% (13.7 millones de pesos) para asesorías asociadas a convenios, tratados o acuerdos.

En el arrendamiento de vehículos, que pueden ser terrestres, aéreos o marítimos, la SE gastó 21.6 millones de pesos y desembolsó otros 37 millones en congresos y convenciones.

La ASF aclaró que, de la muestra que auditó en los gastos ejercidos por la Secretaría de Economía para la renegociación del TLCAN durante 2018 – la cual comenzó desde agosto de 2017 y concluyó con el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (TMEC) – hay 2 millones 828 mil pesos “pendientes por aclarar”, correspondientes a las mencionadas contrataciones de vehículos y la contratación de servicios especializados.

 

Con información de Primera Voz