El dirigente petrolero Carlos Romero Deschamps goza de protección de la justicia federal desde el pasado 24 de enero para no ser detenido por delitos que no sean de prisión oficiosa, luego de que su primer intento por obtener este beneficio fuera desechado por el juzgado 13 de distrito en materia de amparo con sede en la Ciudad de México

El miércoles, el juzgado primero de distrito con sede en Naucalpan le concedió una suspensión definitiva en contra de cualquier citatorio u orden de aprehensión que ya se haya librado en su contra, siempre y cuando no sea por una acusación considerada como delincuencia organizada.

El exsenador priista y dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), fue denunciado en 2016 ante la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (SEIDO) por los presuntos delitos de lavado de dinero, enriquecimiento ilícito y defraudación fiscal.

Hace dos días, Arturo Flores Contreras, del Movimiento Petroleros Activos en Evolución, presentò ante la SEIDO nuevos elementos de prueba contra el líder sindical.

Carlos Romero Deschamps obtuvo la protección de la justicia federal tras pagar una garantía de 10 mil pesos, ya que el juzgado federal consideró que podría existir algún mandamiento judicial en su contra.

 

Con información de Primera Voz