El equipo de transición del gobierno entrante comienza a alistar el plan para detonar los polos de desarrollo que generará la construcción del Tren Maya en el sureste de México, con lo que se impulsaría el desarrollo económico en esa región.

Pablo Careaga Córdova, coordinador del Tramo Tulum–Bacalar, aseguró que el Tren Maya es parte del Programa Regional de Desarrollo Sustentable, cuyo objetivo es el desarrollo económico de las comunidades de la región y su acceso a nueva infraestructura, vías de comunicación y servicios como agua, drenaje, electricidad, salud y educación.

Empresas como ADO han levantado la mano para la construcción de la infraestructura de los polos de desarrollo que tendrán lugar a lo largo de los 1,500 kilómetros que recorrerá el tren, con la finalidad de conectar a la estación de Cancún con un servicio de autobuses foráneos, pero esta parte aún se encuentra en análisis.

En una primera instancia, se solicitó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) un presupuesto de 60 millones de pesos para realizar los primeros estudios de factibilidad, los cuales se realizarían de forma tentativa a finales del primer trimestre del próximo año.

Hace unas semanas, Rogelio Jiménez Pons, futuro director de FONATUR, señaló que el Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR), había externado su interés por participar en este proyecto, específicamente en la estación del aeropuerto de Cancún; mientras que otras firmas, nacionales y extranjeras están a la espera de las licitaciones.

En tanto, Grupo Vidanta encuentra atractivo el proyecto, y como éste otros grupos hoteleros han buscado acercamientos para participar tanto en la construcción del mismo tren como en las zonas aledañas.

 

Con información de Primera Voz