Una toma clandestina y cinco pipas de gas licuado de petróleo (LP) fueron aseguradas ayer en la colonia Del Valle de la capital de Puebla, a espaldas del Anillo Periférico Ecológico, cerca de la salida de la autopista Puebla-Orizaba.

Elementos policíacos y militares descubrieron la toma en un camino de terracería que conduce a la Primera Sección de Bosques de Amalucan, cuando estaban siendo abastecidas cinco pipas ilegalmente desde un ducto de Petróleos Mexicanos (PEMEX) que pasa por debajo de un predio bardeado.

Los ladrones saltaron la barda e hicieron un hoyo en ésta, cerca del sitio donde perforaron el ducto, para luego pasar una manguera que daba a la calle y ahí abastecer las pipas. Tras ser descubiertos, huyeron y dejaron abandonadas las cinco pipas, tres con la razón social TOMZA, una de Vela-Gas y otra más sin marcas; además de la manguera con que ordeñaban el gas de manera ilícita.

Las cinco unidades fueron aseguradas y trasladadas a las instalaciones de las autoridades correspondientes, mientras que la zona fue ampliamente resguardada hasta que personal de PEMEX llegó para clausurar la toma clandestina. En tanto, empleados de la Fiscalía General de la República tomaron conocimiento de los hechos e iniciaron la carpeta de investigación correspondiente.

A pesar de la implementación por parte del gobierno federal del Plan Conjunto de Atención a las Instalaciones Estratégicas de PEMEX, que busca erradicar el robo de hidrocarburos, en Puebla continúa el robo desde los ductos de gas LP.

De acuerdo con datos de PEMEX, el año pasado se reportaron 215 tomas clandestinas de gas LP en todo el país, y Puebla ocupó el segundo lugar a nivel nacional al contabilizar 64 de ellas, por detrás del Estado de México, que tuvo 93. Estas cifras revelan un incremento casi sostenido de la comisión de este delito en el estado, pues son superiores a las 61 de 2017, es decir, aumentó 4.9% de un año a otro.

 

Con información de Primera Voz