La NFL retiró la sanción indefinida que había impuesto a Myles Garrett, ala defensiva de Cleveland Browns, luego de verse involucrado en una pelea con el mariscal de campo Mason Rudolph, de Pittsburgh Steelers.

En días anteriores, Garrett se reunió con el comisionado Roger Goodell para discutir el tema de la suspensión derivada de un golpe con el casco que dio a Rudolph en el juego del pasado 14 de noviembre.

Como consecuencia de aquel acto, la NFL inhabilitó a Garrett, egresado de Texas A&M, hasta nuevo aviso; también estableció multas al centro Maurkice Pouncey (Pittsburgh) y al defensivo Larry Ogunjobi (Cleveland) por participar en la trifulca, además de que sancionó con 250 mil dólares a cada franquicia.

Al respecto, Andrew Berry, gerente general de Browns, se mostró contento con la decisión y dio la bienvenida de nueva cuenta a Garrett, de quien espera mayor compromiso para que pueda ser un líder ejemplar en el campo.

“Damos la bienvenida a Myles (Garrett) a nuestra organización con los brazos abiertos. Sabemos que está agradecido de ser reincorporado, ansioso por dejar atrás el pasado y continuar evolucionando y creciendo como líder”, señaló Berry a través de un comunicado difundido en el sitio web del equipo.

 

Con información de Primera Voz