Veo la primera plana de Milenio diario del martes 18, “Los recortes suben el tono; se acabaron los lujos: López Obrador”. La nota principal del diario señala que los rectores de las universidades del país e instituciones públicas de educación superior protestan por los recortes en el Presupuesto de Egresos 2019.

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador afirma que el presupuesto para las universidades no disminuirá: “es el mismo”, ha insistido, sin embargo, se ha convocado a marchas y mítines para esta misma semana.

La respuesta del Ejecutivo federal a esas inconformidades es que el recorte de poco más del 6% por ciento tiene que ver con la necesidad de acabar con el derroche y acabar con los lujos.

Era lógico que la oposición en la Cámara de Diputados protestase, están en su papel. “Es parte del show” escuché hace unos años cuando un diputado del entonces partido mayoritario, PRI, se refería a los diputados de oposición que reclamaban por el presupuesto para las universidades, ciencia y tecnología y cultura, por ejemplo.


Pero las dudas de lo que se les entregará el año próximo a las universidades, no es sólo de los legisladores de la oposición, sino algunos diputados de Morena que en corto comentan sus diferencias sobre el recorte y que López Obrador rechaza, dado que, ha destacado, se destinarán para el 2019 mil millones de pesos para construir 100 universidades en el país.

El propio Secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, ha señalado que las universidades no han gastado de manera adecuada, y en su comparecencia ante diputados tocó el tema de los “altísimos” salarios que perciben los propios rectores y funcionarios de “primer nivel” de dichas casas de estudio.

Al menos diez universidades están en crisis: la Michoacana, la Veracruzana y las autónomas del estado de México, Morelos, Benito Juárez de Oaxaca, Sinaloa, Juárez de Tabasco, Chiapas, Zacatecas, y Nayarit.
Donde quiera que se le busque se encuentra uno con la corrupción. Las universidades se convirtieron en un barril sin fondo, hasta que el destino los alcanzó por culpa desde las malas administraciones, por el pago de salarios altísimos, aviadores al por mayor, moches, etcétera, etcétera.

Algunas de estas instituciones solicitaron incrementos a las haciendas de las entidades donde están asentadas de hasta un 150% o más para atender “sus necesidades”; pidieron créditos para el crecimiento en infraestructura universitaria, en muchos casos por varios cientos de millones de pesos.

Su gasto corriente se elevó de manera grotesca por el pago de pensiones, y jubilaciones “doradas, “beneficios” sindicales y al mismo tiempo se niegan a transparentar la nómina de quiénes son los beneficiados, además de que enfrentan serios problemas con el SAT por la falta de pago del ISR y Seguro Social, amén de la carga que les representan los juicios laborales pendientes de pago por motivo de despidos injustificados.

Es entendible el papel de la oposición. Están en su juego y, seguramente, como señaló el Presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, su enojo, incluso de algunos morenistas, “tiene cara de ramo 23”, pues ya no les entregarán a ellos las obras para sus entidades de donde se llevaban un buen “moche”.

El problema es que la corrupción se asoma por donde sea. Es por esto, supongo, que el López Obrador afirma que el presupuesto no disminuyó en términos reales, porque los rectores se tendrán que ver obligados a ceñirse a la austeridad republicana.

Veo una nota del portal SDP Noticias.com: “UNAM firmó contrato irregular por 35 mdp para lentes de trabajadores”
“En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la suma de 27.5 millones de pesos y 4.4 millones de pesos es 35.1 millones de pesos y no 31.9 millones de pesos, reveló el contrato de adquisición de lentes para los trabajadores de la institución educativa.

“La singular operación la realizó la Dirección General de Proveeduría de la UNAM en el cálculo del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y que no representa la tasa del 16 por ciento, pero da un saldo de 3.1 millones de pesos a favor del proveedor”.
Cuando veo y escucho las protestas por los recortes a las universidades pareciera que percibo: ¡“Al ladrón!, ¡al ladrón”!
Que no le cuenten…

Sigo leyendo, ahora en El Universal: “Dependencias pagaban hasta clubes a altos funcionarios: Hacienda
El subsecretario de hacienda, Arturo Herrera, informó que su dependencia detectó que en administraciones anteriores había secretarías o entidades que hasta los ´clubes´ les pagaban a los altos funcionarios”, pero además de que esos “altos funcionarios”, a pesar de tener ISSSTE, tenían seguros privados.

Con información de Mario Medina para Primera Voz