En julio de 2018, “Líder Informativo; 91.9 FM” de Tamaulipas, lanzó una pregunta: “Dice Vicente Fox que su pensión, 20 colaboradores y guaruras pagados con los impuestos es justo por ser un reconocimiento por servir al país. ¿Está de acuerdo?”. La respuesta de la población radioescucha fue contundente: 7% de acuerdo, 93% en desacuerdo.

El expresidente ha puesto el grito en el cielo por el “atrevimiento” que tuvo del presidente Andrés Manuel López Obrador de quitarle pensiones, incluido el personal de seguridad a los expresidentes. El hecho es que Fox se acostumbró a “mamar” de la ubre gubernamental.

¿Quién no recuerda aquel escándalo por los gastos desorbitados en el ajuar que pidió su esposa Martha Sahagún? El menaje incluía toallas con “bordado especial”, 500 dólares la pieza; cuatro juegos de sábanas, mil 500 dólares; vajilla “elegante modelo Bavaria en porcelana” 4 mil dólares y una “ordinaria modelo Tulipán”; cortinas “electrificadas a control remoto” más de 18 mil dólares; colchones de 2 mil dólares y cuatro manteles rectangulares de 7 mil 500 dólares cada uno. Sí, claro, en dólares de junio de 2001.

El 25 de septiembre de 2007, La Jornada publicó: “Crece el escándalo por la fortuna de Fox”. La nota describía que la Cámara de Diputados iniciaría una investigación a la fortuna del expresidente.

“La auditoría Superior de la Federación revisará todo, desde los empleados que tenía asignados Vicente Fox hasta los de Marta Sahagún; los gastos de hotel, de las cabañas, de los banquetes, los viajes. Y todo quiere decir hasta el gasto de Sahagún Jiménez en sus peinados, la manicura y las bicicletas de los nietos, porque si Fox se llevó la información oficial, qué le impedía por ejemplo llevarse los caballos del Campo Marte a su rancho”, se precisaba la nota informativa.

Detallaba que la indagatoria, a la que se opusieron por cierto los diputados panistas, incluía “parte de las irregularidades encontradas desde los resultados de las cuentas públicas de 2002, 2003, 2004 y 2005. “Ahí nos dimos cuenta de que había frivolidad, irresponsabilidad, así como desorden administrativo y político en la Presidencia, y anticipamos que 2006 sería el año no sólo del desorden, sino de la corrupción, y pedimos la auditoría desde hace seis meses”, comentó un diputado de la comisión.

El 28 de febrero 2008, La Jornada publicó también declaraciones de quien había sido el responsable de acercar los apoyos económicos al expresidente durante su campaña, por medio de la organización denominada Amigos de Fox. Lino Korrodi, quien fue uno sus más cercanos dijo que “en la investigación sobre los excesos de las familias Fox y Sahagún no está todo dicho”.

Apenas hace un año, una mujer increpó a Fox en un viaje aéreo a quien llamó: “señor sin pensiones”, y le advirtió que una vez que llegara Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia, le quitará su beneficio.

En julio de 2017, a decir del portal, Sin embargo, “a través de las fundaciones que forjaron cuando retomaron la vida civil, el promedio anual de los donativos que recibe Fox para el Centro Fox es de 40 millones de pesos, un flujo en efectivo y en especie que viene tanto de México como de otros países”. El expresidente Calderón recibiría 12 millones, pero se calcula que los gastos de Fox y su esposa Martha supera los tres dígitos.

Apenas este sábado pasado, a través de su cuenta de Twitter, Vicente Fox aseguró que un comando armado pretendió entrar a su casa, e hizo responsable de su seguridad y la de su familia al presidente López Obrador.

Al conocer la afirmación de Fox, López Obrador reveló que desde hace tres meses se le asignó una guardia personal de ocho elementos del Ejército para Felipe Calderón, porque así se lo solicitó el exmandatario a través de una carta donde le explicó su preocupación por lo que había llevado a cabo durante su mandato en materia de seguridad pública.

¿Será que al saber Vicente Fox que su predecesor, Felipe Calderón, logró con sólo una misiva que le devolvieran a su equipo de seguridad, ni tardo ni perezoso aprovechó -según la nota de este domingo en primera plana de Reforma-, que escoltas de unos novios (un hombre y una mujer) pretendieron entrar por el acceso privado al rancho del Centro Fox donde se realizaría la boda, según precisó personal de vigilancia que resguarda la propiedad?

¿Será que ideó difundir por su cuenta de Twitter el “ataque” a su rancho para que le repusieran también a sus guaruras, y así ahorrarse una buena lana de su bolsillo, porque los salarios de los escoltas se pagaran del erario?

*Diccionario: “Marro” en México significa “Persona tacaña o ávara”.

Que no le cuenten…

Por lo pronto López Obrador ya informó que al guanajuatense también se le devolverán sus guaruras. Fox sigue mamando… sí del erario, y por eso habrá quien se pregunte ¿pues no que ya no más privilegios a los expresidentes?

 

Con información de Mario A Medina para Primera Voz