Habría de suponerse que con la suspensión de la orden de aprehensión contra Lozoya, el niño Enriquito ya puede salir tranquilo a jugar con su amiguita la modelo.

 

Ilustración: Eysel Abisué Cortés Martínez