La propuesta de Olga Sánchez Cordero, futura secretaria de Gobernación, para crear la Ley General para la Regulación y Control de la Cannabis, contempla que cualquier adulto pueda consumir libremente marihuana con fines lúdicos o recreativos en espacios públicos, siempre y cuando no se haga en los lugares considerados 100 por ciento libres de humo.

Asimismo, propone la creación del Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis como un organismo público desconcentrado de la Secretaría de Salud, que será el encargado de regular el mercado de la marihuana y, entre otras cosas, definirá los puntos de venta para su comercialización y distribución.

La iniciativa contempla además la creación de “Cooperativas de Producción”, con entre dos y  hasta 150 socios, a las que se les permitirá sembrar, cultivar, cosechar, preparar y transformar la hierba para cualquier uso. Cada socio de la cooperativa podrá producir hasta 480 gramos de cannabis al año; el excedente deberá ser donado a investigación científica.

Del mismo modo los particulares, de manera individual, podrán sembrar, cultivar, preparar y transformar hasta 20 plantas y producir hasta 480 gramos al año, siempre y cuando cuenten con permiso.

La iniciativa prohíbe el uso de la marihuana por parte de menores de edad, así como conducir vehículos bajo sus efectos, situación que contempla sanciones como tareas comunitarias y arresto hasta por 36 horas, así como multas de  hasta 8 mil UMA y retiro de licencias (contempla 15 tipos) a quien viole las disposiciones contenidas en la ley.

 

Con información de Primera Voz y La Razón de México