Dos sacerdotes fueron detenidos y sometidos a proceso penal en Chihuahua por delitos sexuales cometidos el año pasado, informó la Fiscalía del estado.

Un primer caso se registró en Ciudad Juárez, donde el sacerdote Aristeo Trinidad Baca fue arrestado este sábado por presuntos delitos sexuales.

El segundo caso implica a un sacerdote de San Buenaventura, Ramiro P. G., acusado de abuso sexual contra un adolescente, a quien le realizó tocamientos en un hotel.

Rogelio Cabrera López, presidente de la Conferencia el Episcopado Mexicano (CEM), afirmó que al menos unos 152 clérigos han sido suspendidos  en los últimos nueve años por pederastia.

Con información de Primera Voz y López Dóriga