La idea del príncipe encantado le repugnó siempre; ella soñó toda la vida con el amor de un sapo.

 

Ilustración: Eysel Abisué Cortés Martínez