De acuerdo con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ayer se reabrieron los ductos para abastecer de gasolina a la ciudadanía; sin embargo, nuevamente fueron saqueados por lo que se descontinuó el flujo de combustible.

En conferencia de prensa presentó imágenes del supuesto robo registrado en uno de los ductos de Pemex.  

El mandatario aseguró que el flujo se suspendió a las 22:00 horas de ayer, pero que la Ciudad Ciudad de México cuenta con combustible que se trasladará a las estaciones; pese a esto, las filas en los centros de venta llegan a ser de varios kilómetros en la capital del país y el gobierno local informó que más de la mitad de las 400 gasolineras permanecen cerradas.

Con información de Primera Voz y Aristegui Noticias.