La Policía holandesa interceptó las comunicaciones telefónicas del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera a petición del FBI, confirmó hoy una fuente oficial.

Durante 18 meses, entre 2011 y 2012, se llevaron a cabo las escuchas telefónicas, aunque el equipo especializado de la Policía solo fue informado de que se trataba de “comunicaciones entre miembros del cártel de Sinaloa” y no de que se trataba del entonces líder de la organización.

En 2013, dos agentes del FBI viajaron a Holanda para informar al equipo de ese país la importancia de la operación que habían realizado y que el objetivo principal de las escuchas era “El Chapo”.

Las operaciones de escuchas telefónicas fueron habilitadas por un informante del FBI, quien había establecido una red Blackberry para las comunicaciones de la organización de “El Chapo”.

El servidor utilizado para almacenar las conversaciones telefónicas se había colocado primero en Canadá, pero las estrictas leyes de privacidad obligaron a buscar alternativa, por lo que se colocó el sistema en un centro de datos operado por Leaseweb, a las afueras de la ciudad holandesa de Haarlem.

“El Chapo” está siendo juzgado desde otoño en Estados Unidos, acusado de once cargos relacionados con narcotráfico y lavado de dinero.

 

Con información de Primera Voz