Habitantes de 17 municipios del oriente del Estado de México exigieron a los próximos titulares de la SCT, Javier Jiménez Espriú; de la SEMARNAT, Josefa González Blanco Ortiz Mena; y de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la SEGOB, Alejandro Encinas, frenar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

En un encuentro con autoridades electas, señalaron que el NAIM ha generado un fuerte impacto social y ambiental en la zona aledaña por la extracción de material pétreo, el transporte de dicho material en tractocamiones, depósito de lodos, piedras y cascajo de la obra.

“Rechazamos el nuevo aeropuerto y afirmamos que el nuevo gobierno cuenta ya con elementos suficientes para tomar una decisión de Estado (cancelarlo)”, afirmó a nombre de las 17 comunidades, Ignacio del Valle, líder del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, de Atenco.

El activista aseguró que la región oriente del Estado de México, que comprende 43 municipios, es la más perjudicada, pues de acuerdo con datos oficiales, se necesitan 36.56 millones de toneladas de material pétreo para el suelo de cimentación de la terminal aérea, además de otras afectaciones, como despojo de agua, robo de combustible, exterminio de fauna, devastación de cerros, y la proliferación ilegal de minas.

En respuesta, Encinas Rodríguez dijo que él “está con el pueblo”, y aseguró que el proyecto del NAIM es, desde un principio, “un enorme error”.

“Desde que comenzó el proyecto ha habido engaño tras engaño. Decían que no se iba a desecar el lago Nabor Carrillo y ahora lo vemos totalmente desecado; este proyecto es un enorme error desde el lado que se le vea, un enorme error hasta económico, pues tendría un costo inicial de 169 mil millones de pesos y ahora van 250 mil, y la mayor parte de ese dinero se ha destinado para que no se inunde el NAIM”, expuso.

El próximo secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) afirmó que la parte financiera no es la más importante, pues hay otras problemáticas que pueden resultar más trascendentales, como son los daños ambientales, por lo que se comprometió a recorrer las comunidades afectadas la próxima semana.

“Vamos a ir a revisar las comunidades afectadas, vamos a ir la próxima semana y además organizaremos otras mesas de trabajo para conocer la postura y la opinión de ambientalistas y ecólogos. Todo lo que recojamos lo integraremos a la consulta para que la gente tome la mejor decisión, y yo les pido que tengan confianza de que será una consulta legítima e informada, en beneficio de todos los mexicanos”, agregó.

Sobre la solicitud de detener las obras, Jiménez Espriú explicó que por ahora están suspendidas las próximas licitaciones; sin embargo, dijo que no pueden detenerse las obras que ya fueron licitadas, pues el grupo aeroportuario les informó que hay compromisos contractuales que generarían altos costos si se incumplen.

 

Con información de Primera Voz y La Razón