Poco se sabe del pez fantasma que habita las Islas Canarias, pese a que desde 1972 está considerado como especie.

Científicos estiman que habita a 2.500 metros de profundidad, Tiene forma de aleta y cuenta con un mecanismo de defensa consistente en una espina venenosa en el dorso.

Fue bautizado como «Harriott a haeckeli» y se ha detectado en Canarias, Groenlandia y Nueva Zelanda.

No mide más de 72 centímetros y se desconocen las particularidades de su reproducción. De momento, la no existencia de operaciones pesqueras a grandes profundidades en Canarias ha permitido que la especie no corra riesgo.

 

Con información de Primera Voz y ABC.