Juan Manuel Portal, extitular de la ASF, afirmó que tanto el entonces presidente Enrique Peña Nieto como el exsecretario José Antonio Meade estaban enterados de los desvíos de recursos en la Sedesol con Rosario Robles.

Portal detalló que “toda la información que está usando, eso es lo que espero, la Fiscalía General de la República está soportado en los informes que elaboramos durante varias cuentas públicas; los resultados de esos informes, de esas revisiones, fueron mostrados previamente a su publicación a los responsables de las entidades gubernamentales a las que nos referíamos, es el caso de la señora Robles”.

“Se trata de una serie de desviaciones del presupuesto en donde no hubo la justificación adecuada ni siquiera del origen, el motivo del gasto y la forma como se contrataba, aprovechándose en la mayoría de los casos de un artículo que establece la Ley de Adquisiciones en que se pueden hacer contrataciones directamente entre entidades públicas sin licitación”, indicó.

También mencionó que “la comprobación nunca sirvió, escuché que Robles decía que solventó todo lo que habíamos observado, la diferencia está en que una cosa es que ella entregue papeles y con eso piensa que solventó y la otra es que la ASF la dé como correcta, como suficiente, como útil para anular las observaciones que se presentaron”.

Se acumularon en cuatro años cantidades multimillonarias de desvíos de recursos a través de las universidades públicas que, en todos los casos, se quedaban con un porcentaje de la cantidad que se les daba para asignarlo a otras empresas, la mayoría fantasmas o fachada.

“Hicimos la entrega de la investigación” para soportar denuncias de hechos; “la ASF no es quien señala a los presuntos responsables, señala los hechos, tampoco especifica cuáles son los delitos o la gravedad del tema, eso le toca al Ministerio Público, en este caso a la FGR, nosotros lo que hicimos fue denunciar lo que encontramos como resultado de nuestras investigaciones”, enfatizó.

Respecto a si notificó lo sucedido a José Antonio Meade en la Sedesol, Portal comentó que “ya no tuvimos resultados como los que encontramos con anticipación (con Robles)” pues se habrían suspendido ese tipo de contrataciones.

“Todas las auditorías concluyen con un informe, son públicos, los puede consultar hoy quien quiera. Cualquier persona puede estar enterada de ello, pero sobre todo quienes estaban al mando de estas operaciones o responsables de los movimientos de los recursos. En el caso particular de la señora Robles, su oficial mayor, yo tuve varias reuniones, cuatro o cinco, donde directamente con varias personas de su staff se les explicó el asunto cómo estaba en diferentes casos, no nada más de las universidades, y de esto no hay duda que estuvieron enterados, adicionalmente recibieron los informes, fueron requeridos para justificar las observaciones que se presentaron, tuvieron oportunidad de ver los hechos. En el caso del presidente sí tuve oportunidad de comentarlo con él, una vez al año había una reunión para comentar los informes y el presidente de esa reunión hizo un exhorto a la SFP para que todo mundo atendiera las observaciones que habíamos presentado”.

“Si nunca me reuní con José Antonio Meade, sí debió estar enterado por los informes y su staff debió estar en conocimiento de qué es lo que teníamos o que estaba en proceso“, aseveró.

“Derivado del rechazo de la Sedesol a aceptar las observaciones, le propuso a Robles: pidámosle al presidente EPN que le pida al secretario de la Función Pública una reunión entre los tres, para revisar todos los informes y en frente de la SFP justifique todo lo que estamos observando”. Esa reunión nunca se llevó a cabo, indicó Portal, aunque sí se reunió por su parte con Peña, a quien le explicó los desvíos con Robles en Sedesol y también los de Javier Duarte en Veracruz. El presidente le dijo “¡Qué barbaridad!”, pidió papel, pluma e hizo anotaciones, tras informarle cuál era la mecánica de los desvíos.

 

Con información de Primera Voz