Un grupo de cibercriminales implantaron un ransomware en el 5% de las computadoras de Pemex y exigieron el pago de 4.9 millones de dólares a cambio de no borrar archivos de la petrolera.

Rocío Nahle, secretaria de Energía, sostuvo que el gobierno no cederá a esta extorsión y que el departamento de informática de la empresa tomó acciones para contrarrestar el ataque.

Sobre este ataque, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador aseguró que  “no fue tan grave” al precisar que las investigaciones siguen su curso para deslindar responsabilidades.

Con  información de Primera Voz