Un juez sentenció a 88 años de prisión a Yadira Medina Pichardo y Pablo Rodríguez Escamilla, madre y padrastro de Lupita, la niña de “las calcetas rojas” que fue asesinada en el Estado de México.

La pequeña bautizada como “Calcetitas rojas” fue golpeada hasta la muerte y su cuerpo abandonado en un terreno sobre la Avenida Borde de Xochiaca, a la altura de la calle Virgen del Camino, en la Colonia El Sol, en Nezahualcóyotl, Estado de México, el 18 de marzo de 2017.

Durante 9 meses, nadie identificó el cadáver y nadie fue señalado por los hechos. Hasta enero de 2018, familiares confirmaron la identidad de la pequeña: le decían Lupita porque no estaba registrada. La autoridad determinó que Lupita sea registrada como Guadalupe Medina Pichardo.

Con información de Primera Voz