El gobierno federal propone incrementar para 2020 el cobro de impuestos a la venta de refrescos y en las ganancias de los ahorradores, además de que plataformas y aplicaciones digitales retendrán los impuestos sobre la renta (ISR) y al valor agregado (IVA) a quienes las usen para vender u ofrecer servicios como transporte, alojamiento o entrega de comida, y lo mismo plantea sobre las empresas que contraten servicios de outsourcing o realicen ventas por catálogo.

En la miscelánea fiscal 2020, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sugiere al Congreso de la Unión que el impuesto especial sobre productos y servicios (IEPS), que se aplica desde 2014 a los refrescos o bebidas saborizadas y azucaradas, suba 10 centavos por litro, al pasar de 1.17 pesos, vigente el año pasado, a 1.27 a partir del 1° de enero en función de la inflación en 2018 y con la que se calcula cerrará 2019.

En la iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación 2020, la dependencia pretende elevar de 1.04 a 1.45% la tasa de retención que aplican las instituciones financieras a los intereses o rendimientos que pagan a sus ahorradores.

La SHCP también se enfoca en las empresas que prestan servicios de subcontratación laboral, conocidas como outsourcing, y establece que quienes las contraten deberán retener el IVA.

Lo mismo deberán hacer las plataformas y aplicaciones digitales, tanto en IVA como ISR, para las personas físicas con actividades empresariales que las utilizan para vender productos o contratar servicios y así emparejar el cobro de las tributaciones entre quienes realizan operaciones similares.

Hacienda establece tasas diferenciadas de ISR en función del tipo de producto o servicio que se ofrece, así como de los ingresos mensuales que obtienen.

Para servicios de transporte de pasajeros y entrega de bienes, la dependencia establece tasas que van desde 2% para quienes tengan ingresos mensuales de 5 mil 500 pesos a 8% si perciben más de 21 mil pesos.

En cuanto a servicios de hospedaje las tasas propuestas van de 2% en ingresos mensuales de 5 mil pesos a 10% si se perciben más de 35 mil. En tanto, para la compra de productos y prestación de otros servicios el cobro de ISR será de 3% para quienes tienen ingresos mensuales de 25 mil pesos a 17% en caso de que rebasen el medio millón de pesos.

Hacienda advierte que quienes han tributado bajo el régimen de incorporación fiscal (RIF) pero venden productos por Internet, dejarán de pertenecer a este sistema, dado que fue creado para fomentar la formalidad y el pago de impuestos en negocios tradicionales.

Por otra parte, en la miscelánea fiscal se propone establecer un esquema para facilitar el pago del ISR a las personas físicas que únicamente se dediquen a vender productos por catálogo, por lo que será obligatorio que todas las empresas que surten a esos vendedores por cuenta propia les retengan de manera provisional el ISR.

 

Con información de Primera Voz