Organismos autónomos como el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y el Instituto Nacional Electoral (INE) expresaron inconformidad y molestia debido a la reducción de sus presupuestos para 2019.

El INEE rechazó el recorte presupuestal de más de 50% de sus recursos respecto de 2018 y advirtió que esta decisión “unilateral, irracional y sin sustento” por parte de la Cámara de Diputados, pone en riesgo la práctica de evaluaciones necesarias para mejorar la educación en el país, además de señalar que en las semanas anteriores el instituto ha sido objeto de acciones que atentan contra su autonomía y su operatividad. Incluso, indicó que hay un deseo explícito de extinguirlo.

El INEE atribuye su inconformidad a una iniciativa enviada por el Ejecutivo Federal mediante la que se le retiraría la autonomía y se convertiría una instancia directamente dependiente de la Secretaría de Educación Pública.

Por su parte, consejeros del INE expusieron que se pone en riesgo la realización de las votaciones locales de 2019, pues se tenía contemplado un fondo de 619 millones de pesos para la instalación de casillas y capacitación de los funcionarios electorales, sin contar con los comicios extraordinarios que se efectuarán en Puebla. También destacaron que en los próximos días se analizarán las medidas para hacer frente al recorte. Entre las partidas que se pueden tocar se encuentra precisamente el fondo para las elecciones locales y la fiscalización de los gastos de partidos.

El presupuesto del INE tiene una reducción de 950 millones de pesos respecto a lo que habían solicitado; por ello hay molestia sobre el recorte y se analizan las medidas para enfrentarlo, entre ellas la disminución a diversas partidas.

En tanto, defensores de derechos humanos criticaron la disminución de recursos a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que sufrió un recorte de 161 millones 900 mil pesos. José Guevara, director ejecutivo de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, consideró que este recorte “refleja señales claras del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador de no cumplir con sus promesas de campaña”. Reducir el presupuesto de la CNDH y aumentar el de la Secretaría de la Defensa marcan un mensaje claro: militarización y reducir las capacidades de fiscalización, consideró.

 

Con información de Primera Voz