El exseleccionado nacional regresó a las canchas a la edad de 39 años como delantero de U. de G., después de más de dos años de retiro.

“Mi mamá acaba de librar cáncer de mama entonces era una promesa que tenía de volver a jugar, de ponerme bien y en forma. Esto no acaba aquí, tengo mucho que dar hasta el final en Liga (de Ascenso) y Copa”. Declaró en exseleccionado nacional.

Reconoció que aún le falta mucho en cuanto a la puesta a punto después de dos años de inactividad de forma profesional. “Mi primer partido oficial después de dos años. De una manera natural tengo que ir tomando ritmo y aportar más al equipo que es un equipo muy joven. Hay que destacar el mejor de los provechos de este tipo de encuentros y estar bien en la Liga”, agregó.

Pese a sus 39 años de edad, reconoció que sintió nerviosismo antes del encuentro y vivió la previa del compromiso como si se tratara de un novato. “Uno como 18 años de experiencia, la ansiedad y la adrenalina están. Pero bueno, así tenga 45 años siempre tendré el deseo de jugar y el nervio natural cada partido”, concluyó.

Con información de Primera Voz y ESPN