El estrés está asociado a la activación del sistema nervioso simpático. Esto quiere decir que, ante situaciones estresantes, nuestro organismo activa respuestas de alarma. Estas incluyen tensión muscular, taquicardia, aumento de la frecuencia respiratoria, sudoración, entre otras.

Teniendo esto en cuenta, se sugiere que la dilatación de la pupila podría ser un indicador del estado mental de las personas en entornos laborales altamente estresantes. Esto, según los investigadores, podría inspirar el diseño de estrategias para evitar estados de sobrecarga mental en trabajadores sometidos a altos niveles de estrés. El fin último, sería diseñar entornos de trabajo más seguros.

En este sentido, tal indicador podría usarse a fin de determinar los niveles de estrés a los que están sometidas las personas, a fin de poner en marcha estrategias que garanticen su bienestar emocional. En este caso, es bien sabido que el estrés afecta el rendimiento y la salud de las personas.

Con información de Primera voz y Tekcrispy