El Presidente Andrés Manuel López Obrador admitió hoy que la investigación por el caso Odebrecht sigue adelante y, con una oferta de transparencia que no lesione el debido proceso, dijo categóricamente:

“No somos tapadera de nadie”.

López Obrador expuso que la instrucción que ha dado es cuidar muy bien aquello que se dé a conocer para evitar que una violación al debido proceso sea utilizada por un imputado para evadir su responsabilidad.

El caso Odebrecht ha provocado crisis política y encarcelamientos en diferentes países latinoamericanos, excepto en México, donde existe una investigación abierta sobre el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, quien, siendo funcionario de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, habría recibido más de tres millones de dólares de dicha empresa, de acuerdo con declaraciones de exejecutivos confesos en Brasil.

Dicho monto pudo ser utilizado en la campaña del ahora expresidente priista, por lo que el asunto es indagado por la FEPADE.

 

Con información de Primera Voz