El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó una revisión total y absoluta a su canciller, Jorge Arreaza, de las relaciones con el Gobierno de Estados Unidos y señaló que en las próximas horas tomará decisiones de carácter político y diplomático.

La advertencia de Maduro se produjo tras las declaraciones del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, donde lo llamó dictador y declaró su apoyo al pueblo venezolano un día antes de la marcha antigubernamental a la que convocó el Parlamento de Venezuela.

La oposición en Venezuela convocó a una marcha de rechazo al segundo mandato de Nicolás Maduro desde distintos puntos de Caracas.

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, aseguró que el gobierno de Maduro no va a permitir que Whashington se inmiscuya en sus asuntos.

Con información de Primera Voz y TV Venezuela