Después de una ronda de Wild Card trepidante, la ronda Divisional llegó con todo para definir a los cuatro equipos que se enfrentarán en las finales de conferencia. Te compartimos lo bueno, lo malo y lo feo de los juegos de este fin de semana.

Lo bueno

La final de la AFC. Los Titans andan incontenibles: el sábado volvieron a romper quinielas tras dejar fuera ni más ni menos que a los Ravens, equipo que lucía como el candidato más sólido para ir al Super Bowl por parte de la AFC. Derrick Henry salió desatado otra vez y ahora se prepara para enfrentar a Kansas City, que tras cuarto y medio dormidos regresaron para cumplir el pronóstico en su llave y eliminar a Houston. ¿Quién irá al juego grande: la aplanadora roja, o la Cenicienta de Nashville?

Lo malo

Houston, YOU have a problem. Volviendo a lo de Chiefs y Texans, veamos el lado positivo: sus aficionados serán inmunes la próxima vez que alguien juegue con sus corazones, y es que ir ganando por 24 puntos para después ver lentamente cómo la ventaja se diluye más rápido que el aguinaldo no es cualquier cosa.

Lo feo

¿Cebras queseras? Mucho se habló durante la temporada regular sobre las extrañas marcaciones de los referees a favor de Aaron Rodgers y los Packers. Ayer, una de estas señales enturbió lo que, hasta el momento, era un juego cerradísimo que estaba para definirse dentro del último minuto. Una pena por los Seahawks…y por Green Bay, que llega con una manchita a la final de la NFC frente a San Francisco, que lució aplastante ante Minnesota.

 

Con información de Siete Leguas para Primera Voz