¡Habemus Super Bowl! En algo que bien podría llamarse “The Montana Bowl”, Kansas City y San Francisco demostraron ser dignos y llegaron al juego más importante de la Temporada 100 de la NFL. Te compartimos lo bueno, lo malo y lo feo de las finales de conferencia.

Lo bueno

Monster Mostert. El marcador de 37 a 20 a favor de los Niners no refleja la realidad del juego; San Francisco fue dominante de principio a fin y aprovechó una de las mayores debilidades de Green Bay: a excepción de Davante Adams, los Packers no tenían armas aéreas para que Aaron Rodgers pudiera hacer algo y esto se reflejó en las dos intercepciones sufridas por el veterano. Del otro lado, y a pesar de la muy discreta actuación de Jimmy Garoppolo, el balance ofensivo de los 49ers permitió que los números del corredor Raheem Mostert se dispararan de manera salvaje: 29 acarreos, 220 yardas y cuatro touchdowns.

Marea roja. En la final de la AFC también hubo grandes acarreos, pero esta vez no fueron de Derrick Henry; las piernas de Patrick Mahomes, con apoyo de Tyreek Hill, sammy Watkins, Damien Williams y un excelente trabajo de la línea ofensiva, decidieron el balance del encuentro para que los de la punta de flecha volvieran a un Super Bowl después de 50 años.

Lo malo

El Titán dormido. Del otro lado de la moneda, Tennessee dejó de hacer lo que tan bien le funcionó ante Patriots y Ravens, y terminó pagando las consecuencias. Convertir a Ryan Tannehill en el eje de la ofensiva quitándole protagonismo a Henry resultó en una segunda mitad prácticamente improductiva, pues el ataque se volvió unidimensional y fácil de manejar por la defensiva de Kansas City.

Lo feo

Mal profeta. Durante toda la semana se leyeron por todos lados las palabras que Aaron Rodgers pronunció cuando los 49ers decidieron seleccionar en el draft a Alex Smith en lugar de a él. Se esperaba que A-Rod lograra que los de la bahía se sintieran realmente decepcionados por no tenerlo entre sus filas y ocurrió exactamente lo contrario. Pese a dos pases de anotación y más de 300 yardas lanzadas, dos intercepciones y un fumble le significaron su tercera derrota en finales de conferencia.

 

Con información de Siete Leguas para Primera Voz