Cuando la corrección política y el postureo vencen a la razón.

 

Ilustración: Eysel Abisué Cortés Martínez