Hasta ahora dos bomberos murieron y decenas de personas resultaron heridas de diferente gravedad por la fuerte explosión de esta mañana de sábado, en una panadería en el centro de París, presuntamente por una fuga de gas, informó la Prefectura de Policía, que corrigió así las cifras ofrecidas momentos antes por el ministro del Interior, Christophe Castaner.

El ministro francés del Interior, Christophe Castaner, había informado a la prensa que dos civiles habrían perecido también, además de los dos bomberos, y que ocho personas se hallan “en urgencia absoluta” y otras 24 resultaron heridas leves. 

Antes, Castaner, que se personó en el lugar de la deflagración junto al primer ministro, Édouard Philippe, había advertido que el balance de víctimas puede ser “fuerte y grave”.

Dos helicópteros de protección civil aterrizaron en plena plaza de la Ópera, una de las más concurridas de la ciudad, para ayudar a evacuar a los 20 heridos en situación crítica.

Con información de Primera Voz y DW