Ayer se dio a conocer que Kayla , una orca que vivía en el parque de diversiones SeaWorld de Orlando, Florida, falleció a sus 30 años.

El mamífero era considerado el segundo más longevo que ha nacido bajo el cuidado del hombre, y murió a los 30 años de acuerdo con un comunicado emitido por el mencionado parque, donde se explicó que la salud de Kayla se deterioró repentinamente el pasado fin de semana.

A través de una autopsia se determinarán las causas exactas de su muerte, pero los resultados se podrán conocer en varias semanas.

De acuerdo con los veterinarios del lugar, se pondrá atención especial a las cinco orcas que aún viven en el recinto, ya que podrían resultar afectadas por la pérdida de Kayla.

La, organización a favor del trato ético a los animales (PETA) acusó al parque de haberla maltratado durante todos estos años ya que fue obligada a vivir en jaulas y recintos pequeños, a aprender trucos, a nadar en aguas con químicos dañinos y hasta de haber sido forzada a reproducirse bajo tratamientos de inseminación artificial que finalmente resultaron fallidos.

Un total de 20 orcas permanecen en cautiverio en los tres parques que tiene SeaWorld en Estados Unidos (Orlando, San Diego y San Antonio) y no hay planes de alguna posible liberación.

De acuerdo con expertos, el promedio de vida de una orca es de 50 años.

Con información de Primera Voz y Excélsior