El grupo parlamentario de Morena en el Congreso de la Ciudad de México presentó la iniciativa de la Ley de Austeridad, la cual establece que “ningún servidor público bajo ninguna circunstancia podrá recibir una remuneración o retribución mayor a la establecida para el jefe de Gobierno”, que actualmente es de 106 mil pesos mensuales en salario bruto.

La iniciativa presentada por el diputado Carlos Alonso Castillo Pérez prevé que solo los funcionarios con “alta responsabilidad en materia de seguridad, procuración e impartición de justicia podrán disponer, con cargo al erario, de los servicios de escolta” y el mismo caso aplica para el blindaje automotriz.

La propuesta fue enviada a las comisiones unidas de Presupuesto, Cuenta Pública, Transparencia y Combate a la Corrupción, cuyos integrantes realizarán el dictamen correspondiente.

La iniciativa contempla prohibir la creación de nuevas plazas definitivas de estructura de mandos superiores y no se destinarán recursos del presupuesto para ese rubro. Además, plantea cancelar el uso de recursos públicos para la contratación de servicios médicos privados.

La bancada propone que desaparezca el pago del seguro de separación individualizado y de vida; excepto los relacionados con seguridad, gestión de riesgos y servicios de emergencia.

Sobre la renovación de los vehículos oficiales solo se darán de baja las unidades cuando tengan seis o más años de uso; y se adquirirían los más económicos, preferentemente los que generen menos daños ambientales.

La propuesta menciona que solo se podrán realizar viajes estrictamente justificados para el desempeño de su cargo; y queda prohibida la adquisición de boletos de viajes en primera clase y contratación de servicios privados de aerotransporte.

En caso de viajes, sólo se adquirirán servicios de hospedaje y alimentación del servidor público comisionado.

Por último, la iniciativa también contempla la cancelación de los servicios de combustible, telefonía, alimentación, recreación, ropa y accesorios.

 

Con información de Primera Voz y Proceso