Elementos de las fuerzas federales y estatales aseguraron ayer por la tarde alrededor de mil litros de combustible almacenados en una bodega clandestina localizada en la comisaría de Tixcocob, municipio de Kanasín.

El pasado martes 8, durante un recorrido de inspección, personal de Petróleos Mexicanos (PEMEX) y elementos del Ejército también detectaron una toma clandestina de diésel en un ducto de combustible que corre paralelo a la carretera Mérida-Progreso y que conecta a las Terminales de Abastecimiento (TAR) de Progreso y Mérida.

Como parte de la estrategia nacional de combate al huachicoleo, agentes de la Secretaría de Marina (SEMAR), de la Procuraduría General de la República (PGR), de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y personal de PEMEX, llegaron sorpresivamente ayer miércoles a una bodega ubicada en el kilómetro 2.5 de la carretera Mérida-Progreso. En su interior hallaron decenas de contenedores con mil litros de gasolina y diésel.

Aunque no se informó si hubo detenidos, el sitio fue clausurado y el hidrocarburo asegurado y trasladado a las instalaciones de la SSP para su resguardo.

 

Con información de Primera Voz