José Clemente Orozco es uno de los tres muralistas más importantes de México, cuyo legado ayudó a forjar la identidad nacional y hoy su figura y obras inspiran el espectáculo circense “La estirpe de los titanes”.

Se trata de una representación que aborda la vida del artista en comparsa con tres clowns y malabaristas, que se montará en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque.

Los recursos circenses son para sacar de los murales a múltiples personajes que pintó Clemente, por lo que el espectador podrá admirar versiones propias de estas pinturas, con apoyo de elementos multimedia y música en vivo, con base en el texto de los dramaturgos Tato Villanueva, Juan Méndez y Juan Vázquez Gama.

Este espectáculo es una colaboración entre el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Cultura de Jalisco, con la participación de 16 actores y acróbatas, pertenecientes a distintas compañías de teatro jaliscienses.

Para conocer los detalles de la obra, consultar www.carteleradeteatro.mx.

El famoso pintor José Clemente Orozco

José Clemente Orozco es oriundo de Ciudad Guzmán, Jalisco. Fue piedra angular en la historia artística, política y social del país, con críticas favorables y de quien se han montado múltiples exposiciones de sus obras, bocetos y dibujos, incluso en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Al igual que Diego Rivera, tuvo su estancia y trabajo en Estados Unidos, donde pintó las obras “Queensboro Bridge”, “The Curbz”, “Winter” y “The Subway”, que recogen la visión humanista y registra el capitalismo de la década de los 30´s en Norteamérica.

También pintó murales en la New School of Social Research de Nueva York y fue invitado a dar clases y conferencias sobre la técnica del fresco al Dartmouth College, hasta 1934.

En México se puede ver su legado en múltiples recintos, pero uno de los murales más visitados y famosos es el retablo que pintó en el Museo del Palacio de Bellas Artes, titulado “Katharsis” y que se exhibe junto con otro de Rivera y Siqueiros.

Además, tiene obra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Palacio de Gobierno de Guadalajara y el Hospicio Cabañas, por mencionar algunos lugares; sin olvidar la obra que quedó inconclusa en el Centro Urbano Presidente Miguel Alemán, “La Primavera”.