Más de la mitad de los mexicanos están empleados en actividades no reguladas o bien en empleos que no generan prestaciones, apoyos económicos, ni otro incentivo marcado en la ley, a pesar de que por cada 100 pesos que se generan en el país, 77 salen de trabajos formales y el resto de la economía informal, informó el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

De acuerdo con el reporte “Medición de la Economía Informal”, 43% de las personas que trabajan en el país lo hacen en un empleo formal, mientras 57% están ocupados en actividades no reguladas.

Si bien, la economía absorbe a una mayor cantidad de trabajadores mexicanos, lo hace en empleos de mala calidad que tampoco se traducen en un impacto en la macroeconomía.

Del 22.7% de la riqueza del país que genera la economía informal, 11.1 corresponde a aquellos negocios no registrados de los hogares dedicados a la producción de bienes o servicios; y el 11.6 restante a las otras modalidades de la informalidad, como trabajos que no cuentan con el amparo del marco legal e institucional: seguridad social y prestaciones sociales.

En el sector informal, el comercio sigue siendo la actividad económica con mayor nivel de contribución, con el 38.3%, seguida por la construcción, con 27.8%, la industria manufacturera, con 13.2%, servicios de transporte, correos y almacenamiento y los otros servicios excepto actividades gubernamentales, con 5.6% cada uno, así como los servicios de alojamiento y preparación de alimentos y bebidas, con 4.3%.

 

Con información de Primera Voz